Miedo al Fracaso


Esta semana no estoy cumpliendo mis objetivos de peso, pero lo cierto es que Septiembre es un mes muy difícil para mí.
A lo largo de este año, cada uno de mis esfuerzos por aprobar las diferentes asignaturas ha desembocado en un contundente fracaso que me golpeaba hasta dejarme sin aliento. Para mí nunca ha sido fácil suspender, porque de hecho nunca había suspendido asignaturas hasta el punto de encontar más suspensos que aprobados.

La falta de comida, me provoca cansancio, y por su puesto mi capacidad de concentración se acaba dispersando, a lo largo de este verano, he tratado de estudiar, hacer ejercicio y bajar de peso. Me ha ido bien, aunque tal vez, no lo suficiente.

Mañana tengo mi primer examen, ayer por la tarde, tuve un ataque de ansiedad de los fuertes, donde el miedo a suspender abrió un agujero en mi estómago que llevaba cerrado desde hacía meses; comí una bolsa entera de regaliz rojo, un paquete de patatas fritas, frutos secos, pan, embutidos, bizcocho de chocolate, patatas y no sé si algo más.

Hoy la ansiedad es la misma, y también he tenido un atracón de las mismas características hace rato. Si por mi fuese, iría al baño a vomitar, porque me siento mal, no solo emocionalmente, por la carga que me supone saber que estoy echando a perder dos buenos meses en un par de días, sino también físicamente, mi estómago que ha visto reducido su tamaño en este verano, no puede soportar tal cantidad de comida. A pesar de ello, estoy aquí escribiendo y tratando de calmarme.

Ya no puedo hacer nada, porque necesito la energía que me proporciona esta comida para poder estudiar como es debido, necesito dar el último repaso. El último empujón para este primer examen.

Mi objetivo principal es la perfección, como el de muchas de las personas que tenemos blogs de este estilo, pero mi perfección no es sólo de carácter físico, para mi ser P E R F E C T A, implica también ser una persona inteligente, y sé que si no paso de curso, me sentiré como la estúpida, que lo perdió todo "por una tontería", y me niego a aceptar eso.

Prometo, y trataré de cumplirlo, que a partir de mañana, volveré a controlarme, comeré lo justo para poder concentrarme en mis estudios, haré mis ejercicios y retomaré el buen camino.

Déjame que me caiga hoy, deja que llore, mañana volveré a ser fuerte.


2 comentarios:

  1. "(...) porque necesito la energía que me proporciona esta comida para poder estudiar (...)" NO, tú no necesitas de comidas llena de grasas, lo que necesitas en todo caso es comida sana.
    Verás, a mi me paso algo parecido... Allá por el 2012/13 empecé a tener grandes problemas para consentrarme y eran a causa de que no me alimentaba bien (consumía 175 calorías por día o menos) y mis notas empezaron a bajar más y más... Por suerte en este año, hace unos meses, empecé a comer más frutas y verduras y mi nivel de consentración es BUENISIMO, y además estoy bajando de peso (de a poco) al mismo tiempo que ya no paso hambre por suerte.
    Sé que de seguro comer te es díficil y te sentís culpable al hacerlo, pero piensa... ¿Qué conviene más, comer 1000 calorías en frutas y verduras o comer poco y luego terminar atracandose?

    ResponderEliminar
  2. Lo que dice Angie es cierto: no hace falta comer comida con muchas calorías. A mí me pasa lo mismo que a ti, Lolita, mis notas han bajado mucho por culpa de esta mala vida y por eso solo ayuno en vacaciones, cuando puedo tener mi mente desconectada, y en época de exámenes como principalmente fruta y sopas y eso me ayuda. Lo que sí es cierto es que también a veces estamos más pendientes de lo que vemos delante del espejo que de lo que pone en los libros, así que igualmente es difícil concentrarse. Suerte en tus exámenes igualmente <3

    ResponderEliminar

Seguidores